Aunque muchos crean que el horóscopo es un absurdo, no son menos los que lo consultan y, en función de como nos pille, incluso se convierta en un mantra.

Conozcamos más acerca del horóscopo y cuáles son los aspectos que justifican el que sigamos mirándolo de reojo.

Introducción

En estos tórridos días de verano, la astrología nos sitúa en la órbita de Leo y, en un arranque de médium que predice con nocturnidad y alevosía, la luna llena predice que hoy será un día estupendo para los que son de ese signo zodiacal.

Es más, con desesperanza y sin gracia, el horóscopo dicen que sirve para conocer que es lo que nos depara el futuro, ya que los planetas nos marcan desde que nacemos, llegando a definir nuestras características de la personalidad.

Imaginaos todos/as los/as Leo iguales. Por cierto, la palabra horóscopo tiene raíces etimológicas griegas (“hora” y “skopeo”, a saber, tiempo y observar).

Horóscopo y personalidad

He empezado con Leo pero el que suscribe es Sagitario. Hay doce signos del zodiaco y 10 trastornos de la personalidad que, en la práctica, pueden servir como referente de cara a establecer analogías entre unos y otros.

  • Yendo al grano, las personas entendidas en astrología dicen que los Aries son gente de “buen rollo”, puntuales y con tesón en aquello que les gusta, tendiendo al liderazgo así como a intentar ser los primeros. En castizo, obsesivos que diría aquel.
  • En el caso de Tauro, se plantea su sensualidad y carácter fuerte (me atrevo a señalar la tendencia al histrionismo).
  • Seguimos el repaso astral y Géminis se caracerizaría por la sociabilidad aunque con cambios hacia la sobriedad y timidez. Aquí no me atrevo a ir por el lado de la personalidad, porque parece que hay un poco de todo.
  • Los Cáncer tenaces e intuitivos, amén de leales y sensibles se me antojan con cierta tendencia a la dependencia.
  • Los ya mencionados Leo son los “put…” amos/as, tendiendo a la dominancia (no sé si algo narcisos).
  • En el caso de Virgo, destaca el que sean personas aprensivas con buena capacidad de organización y nitidez en la definición de objetivos…con lo que tampoco me sale situar a este signo en ninguna esfera patológica.
  • Libra es sociabilidad, astucia e inteligencia, tirando hacia lo bohemio y artístico (que no se me enfade nadie pero haré la analogía con la esquizotipia).
  • Atendiendo a los Escorpiones, son personas asertivas, que saben guardar secretos y amantes de la lealtad -tampoco se me ocurre analogía alguna-.
  • Sagitario dicen que es un derroche de extraversión y que no temen los cambios. Os diré algo, uno que vive dentro de este signo no está muy de acuerdo con esta película.
  • Capricornio equivale a honestidad, liderazgo y supervisión (supongo que otros obsesivos)
  • Acuario destaca por su extraversión y lealtad.
  • Finalizo con Piscis, que supuestamente son intuitivos, amables, confiables, etc.

Total, que si no he hecho equivalencias con trastornos es porque no se me ocurren, a la par que uno tiene la sensación que todos los signos definen a personas estupendas y de éxito.

Huelga decir que las comparativas establecidas son tan absurdas como que el horóscopo defina la personalidad pero, cuidado, que lo mismo con esta afirmación no hago amistades. He de señalar que se han llevado a cabo estudios con metodología científica y que se ha llegado a la conclusión que las bases científicas del horóscopo son nulas, no teniendo ninguna influencia en la personalidad.

El efecto Forer

Lo que subyace al horóscopo y otras creencias pseudomísticas quedaría explicado por el llamado efecto Forer o Barnum. El tal Forer (psicólogo) instó a sus estudiantes a rellenar un test de personalidad. Tras dar los resultados a los alumnos les pidió que se puntuaran del 0 al 5 conforme al nivel de identificación que sentían con los resultados. El truco estaba en que todos tenían una misma descripción basada en horóscopos y, fiel a estos últimos, la descripción era entre vaga e insulsa.

Sea como fuere, las personas tendemos a identificarnos más con descripciones vagas que con las precisas y obtenidas mediante metodología científica. Si al efecto Forer le añadimos el sesgo confirmatorio, pues “éramos pocos…” ya que solemos preferir información que confirma nuestras creencias.

Total, que vaya chasco de artículo. Empezamos estableciendo equivalencias y señalando la personalidad a partir del horóscopo y hemos acabado tirando a Rappel, Aramis y compañía por tierra.

Solo espero que Lola (sí, la bruja) no nos ponga dos velas negras.

 

Para preparar el PIR, CeDe dispone de diferentes modalidades de preparación.

CeDe, líder en la preparación del PIR, te ofrece sus CursosManuales y Aplicaciones para preparar el pir con éxito, como ya lo hicieron miles de alumnos en estos  22 años de preparación pir.

Solicitar más información

Call Now ButtonLlámanos