Síndrome de Burnout

Aquellas personas que trabajan para los demás y/o los que se dedican y “entregan” a los otros, son los que tienen más riesgo de generar un síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado.

Conozcamos más acerca de las consecuencias y repercusiones de este síndrome.

Introducción

El síndrome de burnout es una afección considerada y reconocida por la Organización Mundial de la Salud en tanto en cuanto suele seguir un curso progresivo que puede llegar a derivar en un estado de incapacidad para continuar con el trabajo habitual.

Las personas que lo padecen pueden terminar presentando insomnio, consumo de sustancias, asumir conductas de riesgo y, en lo referido a lo laboral, absentismo.

¿Qué es el síndrome de burnout?

Inicialmente, el síndrome de burnout fue descrito en 1969 a raíz de que unos oficiales de policía de la época mostraran un conjunto de síntomas específicos que luego serían recogidos bajo esta denominación.

En la práctica, el síndrome de burnout sería una forma de respuesta del organismo ante el estrés crónico que se puede generar en el contexto laboral.

Las consecuencias de este síndrome son individuales, si bien también pueden afectar a la organización (empresa) o a determinados aspectos sociales.

Entre los principales síntomas del síndrome de burnout se encuentran:

  • Ataques de pánico
  • Sensación de abatimiento y/o desidia desde el inicio de la jornada laboral (anergia),
  • Incapacidad para concentrarse en el trabajo
  • La continua tendencia a hablar del mismo incluso fuera de la jornada laboral (incapacidad para desconectar)
  • Sentimientos de fracaso y/o de frustración al no conseguir realizar tareas del modo que se desea,
  • Irritabilidad
  • Impaciencia
  • Desvinculación de los compañeros/as de trabajo
  • Sensación de desbordamiento
  • Una amalgama de dolores físicos que pueden acompañarse de enfermedades psicosomáticas.

Consejos para lidiar con el estrés laboral

Toda vez que queda claro que el estrés laboral está en la base del síndrome de burnout (también llamado síndrome de trabajador quemado), conviene dar pautas para intentar paliar el desgaste emocional que tienen las personas que lo padecen.

Entre las principales pautas estarían una serie de recomendaciones individuales como no excederse en el ritmo de trabajo, saber establecer límites ante las demandas que pueden desbordar, fomentar buenas relaciones entre los compañeros de trabajo, cuidarse a uno mismo no dejando pasar determinadas señales corporales de estrés, no mezclar lo laboral con lo personal y tener o buscar apoyo familiar y social.

Conclusión

En muchas ocasiones, las personas automatizan determinados funcionamientos que, paulatinamente, van mermando su salud física y psíquica.

Este es el caso del síndrome de burnout, una afección que se genera en el trabajo pero desequilibra en la vida personal.

Al final, quizá no tan estricto como lo planteo, pero a la par puede que con algo de razón, el trabajo es un medio para conseguir fines.

Si se puede disfrutar mejor pero, ante todo, el cuidado personal ya que, al fin y al cabo, si esta patología afecta a quienes trabajan con los demás, difícilmente se puede ayudar cuando no se está bien.

 

Para preparar el PIR, CeDe dispone de diferentes modalidades de preparación.

CeDe, líder en la preparación del PIR, te ofrece sus CursosManuales y Aplicaciones para preparar el pir con éxito, como ya lo hicieron miles de alumnos en estos  22 años de preparación pir.

 

Solicitar más información