Cuando la mente sufre (parte I)

 

Sufrimiento, pesadumbre, incertidumbre, incomprensión y un largo etcétera de vivencias o sentimientos que evocan, la necesidad de encontrar un refugio, donde alguien o algo nos recoja y proteja de aquello que atenaza y atemoriza, o que simplemente no somos capaces de explicar.

Todas las personas pasamos por estas vivencias tarde o temprano, por más que uno de nuestros principales objetivos sea la felicidad y por más que pensemos que a nosotros nunca nos sucederá.

Sin embargo, pocas veces somos capaces de dar el verdadero valor que tiene que nuestra mente esté en contacto con la realidad y nos permita relacionarnos en forma óptima con aquello que no rodea, lo que supone una magnífica oportunidad para poder avanzar hacia la alegría, esperanza, expectativas y, en definitiva, la posibilidad de hacer frente a nuestros problemas.

 

Padecer Esquizofrenia

Todo esto es complejo cuando los lazos de contacto con la realidad son débiles y dependen de la capacidad de fármacos, a los que se añaden determinadas terapias, para posibilitar que toda la emocionalidad disruptiva sea modulada y, con mucho esfuerzo, la persona afectada por una enfermedad mental grave pueda acceder a la posibilidad de vivir emociones en el formato que la sociedad considera como normal.

El planteamiento inicial para comprender cuanto una persona puede sufrir cuando está afectada por una enfermedad mental grave partiría de un collage de diferentes situaciones difícilmente eliminables de mi memoria y que, no por ser escuchadas a diario, pierden vigencia en su capacidad para conmover a quienes las viven más de cerca.

Es en estos momentos cuando se toma conciencia de la aparente fortuna de aquella persona que no está afectada por una enfermedad mental, ya que una de las situaciones más terribles que podemos experimentar es cuando la mente sufre.

Historias escuchadas

En mi recuerdo están historias escuchadas y compartidas a lo largo de diferentes años desde mis inicios como residente hasta la actualidad.

Son tan intensos y especiales los pasajes escuchados y vividos que aunque en otros escritos se planteará una ficción no será, por desgracia, algo imposible, sino una composición dentro del elenco de historias que han posibilitado que facilitar la calma de la mente herida sea, en la práctica, una convicción y una causa que motiva cada acción a realizar buscando mitigar las heridas causadas por una enfermedad devastadora.

En la mayoría de los casos, condiciona la vida de quien la padece y su entorno prácticamente de forma perenne y, puede suponer una ruptura de la dinámica personal, familiar y/o social de consecuencias fatales para cualquiera de ellos.

 

Esquizofrenia

El nombre que la sociedad ha dado a una de las enfermedades mentales consideradas graves y duraderas es Esquizofrenia, si bien hay otras alteraciones que también podrían entrar bajo esta denominación (p. e.: trastornos bipolares).

No obstante, la esquizofrenia (término derivado del griego clásico) implica, tal y como su raíz etimológica señala, la ruptura de la mente con la realidad, impidiendo un contacto adecuado de las personas que la padecen con el mundo que los rodea.

 

Cuatro relatos

Partiendo de esto, la ficción realista que se expondrá, pretenderá aportar una visión aproximada de cómo esta enfermedad supone un antes y un después en la vida de los afectados, entendiendo como tales aquellos que padecen el trastorno junto con su entorno.

Un entorno que también sufre, ya sean familiares, amigos, profesionales o simplemente cualquier persona de la sociedad con un mínimo de empatía.

Sirva esta introducción basada en el padecimiento para abrir camino a cuatro partes más centradas en la experiencia relativa a esta afección.:

  • Vivir, explicar, el estigma y, por último, el alivio de/en la esquizofrenia.

 

Conclusión

Llegados a este punto, cuesta no poner un nombre a tantas y tantas vivencias que, bien sea por su gravedad o por el impacto que han causado en un yo receptivo a las mismas, han motivado una adhesión inmutable a la mejora de las condiciones de todos los afectados por la esquizofrenia.

En la recámara queda la concienciación de una sociedad que en ocasiones estigmatiza a estas personas con etiquetas como incurables, locos, peligrosos y, en síntesis, impidiendo o, cuanto menos, dificultando, su proceso de integración en la sociedad.

Creer que estos pensamientos son parte de sólo unos pocos puede ser refutado con experiencias como la del recuerdo vago de una conversación en un congreso con un médico generalista que golpeó mi cerebro con frases como:

  • “Que quieres que te diga… los locos no tienen cura”,
  • “Lo mejor es que estén encerrados…”
  • “Tarde o temprano son peligrosos…”.

Qué fácil sería decir que esto es incierto, qué sencillo sería exponer datos que contradicen estas afirmaciones, pero qué difícil es ponerse en el lugar de aquellos que están experimentando una enfermedad que puede desorganizar los elementos primordiales de un ser humano y dificultar el desarrollo de una vida de las consideradas normales.

Sólo comprendiendo el sufrimiento de los otros y poniéndonos en su lugar, podremos ser una fuente de apoyo o, al menos, una tentativa de solución a sus problemas.

 

 

Continua en:  Viviendo la esquizofrenia

 

 

 

Para preparar el PIR, CeDe dispone de diferentes modalidades de preparación.

CeDe, líder en la preparación del PIR, te ofrece sus CursosManuales y Aplicaciones para preparar el pir con éxito, como ya lo hicieron miles de alumnos en estos  22 años de preparación pir.

Solicitar más información

Call Now ButtonLlámanos