En alguna ocasión, se ha hecho alusión a diferentes procedimientos de evaluación de la credibilidad en el ámbito de la psicología forense. Así, estarían:

  • Las técnicas fisiológicas (polígrafo)
  • Las conductuales (análisis gestual)
  • Las verbales (criterios CBCA).

Vamos a adentrarnos en los criterios CBCA para conocer su relevancia a la hora de validar la credibilidad de un discurso de un menor que puede haber sido o no objeto de abusos sexuales.

Introducción

Hablar de la pedofilia y, por extensión, de su consecuencia, a saber el abuso sexual infantil, supone un tema de una enorme complejidad desde el punto de vista de la psicología clínica y de la legal y forense.

Dentro de las tipologías de abuso sexual infantil se incluyen:

  • Tanto las evidentes situaciones de contacto físico (p. ej.: caricias, masturbación e incluso penetración)
  • Como otras en las que no hay contacto físico (p. ej.: propuestas verbales, exhibicionismo genital del abusador o solicitud del mismo al abusado, etc.).
  • Las situaciones en las que el abuso es con penetración no son las más habituales y, por el contrario, en términos de detección sí son las “más fáciles” de detectar por el impacto físico y psicológico en la víctima.
  • Más difícil son otros tipos de abusos como los mencionados en los que muchas veces no se dispone de evidencias físicas, ni tan siquiera registros audiovisuales (p. ej.: interacciones por whatsapp) y la única prueba a utilizar es el testimonio del menor que está siendo objeto de algún abuso.

La Evaluación de la Validez de la Declaración (SVA)

La metodología SVA es un procedimiento de los considerados clásicos a la hora de evaluar el grado de credibilidad de los testimonios de niños y niñas víctimas de abuso sexual (os propongo revisar un trabajo propio por si queréis ampliar publicado en el Anuario de Psicología Jurídica del año 2003 acerca de la evaluación de la credibilidad).

Habría dos claves a la hora de evaluar la credibilidad del testimonio:

  1. Criterio de realidad (una declaración verdadera tiene un mayor número de detalles periféricos)
  2. Criterio de secuencia (las declaraciones verdaderas presentan modificaciones en aspectos periféricos como momento del día y duración del incidente).

El SVA analiza el contenido del testimonio, credibilidad y validez y se compone de varios elementos:

  1. Análisis del contenido basado en criterios (CBCA). El CBA se compone, a su vez, de 5 categorías (características generales, contenidos específicos, peculiaridades del contenido, contenidos referentes a la motivación y elementos específicos de la ofensa) que integran 18 ítems con aspectos que evalúan el discurso del menor (estructura lógica, reproducción de conversaciones, etc.);
  2. Listado de validez tiene cuatro categorías generales (características psicológicas, características de la entrevista, motivación para realizar acusaciones y aspectos relacionados con la investigación.

Cómo se evalúa la credibilidad del testimonio

Huelga decir que evaluar a un menor en este tipo de situaciones requiere de paciencia y una empatía que vaya más allá de simplemente ponerse en el lugar del otro. Conocimientos de intereses de los menores, lenguaje adaptado a los mismos, no presionar, interacciones que generen un vínculo seguro y altas dosis de paciencia, son algunos de los elementos fundamentales para obtener una información que, en ningún momento, ha de estar condicionada por nuestras preguntas.

Cuanto mayores dosis de relato libre se obtengan, mayor será la validez del resultado que obtengamos tras aplicar los criterios previamente señalados. Toda vez tengamos toda la información con la que podemos cotejar los criterios CBCA e integrarlos en el listado de validez se plantean 5 posibilidades:

  1. Declaración válida, pero el menor ha reemplazado la identidad del agresor por otra persona
  2. Declaración válida, pero el menor ha sido influenciado o ha inventado información adicional falsa
  3. Menor presionado por una tercera persona para que formule una versión falsa de los hechos
  4. Por intereses personales o para ayudar a terceras personas el menos ha presentado una declaración falsa
  5. A consecuencia de problemas psicológicos, el menor ha fantaseado o inventado su declaración.

Conclusión        

Estas y otras técnicas de evaluación de la credibilidad tienen una indudable importancia y constituyen un elemento de prueba (pericial) en situaciones judiciales de esta índole.

Indudablemente, el manejo clínico y la formación forense se tornan en elementos fundamentales para una práctica clínica óptima que ayude a desenmascarar a aquellos que vulneran y ponen en riesgo el desarrollo social y de la personalidad de los menores, amén de comprometer su integridad física y/o psicológica.

 

Para preparar el PIR, CeDe dispone de diferentes modalidades de preparación.

CeDe, líder en la preparación del PIR, te ofrece sus CursosManuales y Aplicaciones para preparar el pir con éxito, como ya lo hicieron miles de alumnos en estos  22 años de preparación pir.

Solicitar más información

Call Now ButtonLlámanos