Los temas agrupados por el epígrafe “Clínica II” son trastornos del estado de ánimo (trastornos depresivos y trastornos bipolares), trastornos de ansiedad, trastornos obsesivo-compulsivos y relacionados y trastornos relacionados con el trauma. Sólo por el contenido de estos temas, es fácil intuir que son temas especialmente importantes de esta área, tanto por su utilidad clínica como por su peso en el examen.
En cuanto a su utilidad práctica, la gran mayoría de los trastornos vistos en la consulta en el día a día podrían entrar en estos diagnósticos. No es por casualidad que algunas encuestas epidemiológicas encuentren que los trastornos de ansiedad están o bien en el primer puesto, o bien entre los primeros de los trastornos más frecuentes. Lo mismo ocurre con los trastornos depresivos.
El tratamiento psicológico se encuentra entre las intervenciones de elección de todos los trastornos abordados en estos temas (a excepción del trastorno afectivo bipolar, donde sabemos que el abordaje prioritario es el farmacológico. También es cierto que incluso en esta excepción, el abordaje psicológico se considera necesario).
Si nos fijamos en la evolución del número de preguntas de esta área, así como por temas, podemos ver el siguiente gráfico:
grafico
 
 
Como podemos observar, el número de preguntas de esta área es muy importante (los cuatro temas que componen esta área han supuesto de media unas 24 preguntas por año, aunque en estos últimos años el número ha sido bastante mayor. Esto supone en torno a un 10% dependiendo del número de preguntas total del examen, que como es conocido ha cambiado recientemente. En el último examen, las preguntas sobre esta área supusieron más de un 15% sobre el examen).
La mayor parte de las preguntas en los exámenes referentes a estos temas han ido a parar a los dos primeros temas: trastornos del estado de ánimo y trastornos de ansiedad. Es difícil en estos temas discriminar sobre qué es sobre lo que más han preguntado, pues realmente todas las partes han sido tocadas en el examen:

  • Criterios diagnósticos DSM y CIE.
  • Cuestiones generales sobre los trastornos (curso, epidemiología, etc.)
  • Hipótesis explicativas de los diferentes trastornos.
  • Evaluación.
  • Tratamiento farmacológico y psicológico de los diferentes trastornos.

Por tanto, sobre todo de estos dos temas, sería importante estudiar todas las partes.
Por resaltar algún aspecto en concreto, es fundamental conocer la teoría de Beck para la depresión. Esta teoría será la base de todas las hipótesis explicativas y de todos los tratamientos propuestos desde la terapia cognitiva. Esto también se toca en el área de Psicoterapias, por lo que es una muy buena inversión en cuanto a tiempo de estudio el conocerla bien.
 
1
Aaron T. Beck, padre de la terapia cognitiva
En relación al tema del TOC se han centrado mucho en criterios diagnósticos y en tratamiento, pasando algo más por alto las hipótesis etiológicas y la evaluación. Como novedad para el estudio, es importante resaltar que trastornos que antes aparecían en otros capítulos de DSM, desde su última edición se presentan en este, como la tricotilomanía o el trastorno dismórfico corporal, por lo que es de esperar que tomen más protagonismo del que hasta ahora tenían.
En cuanto al tema de los trastornos relacionados con el trauma, las preguntas han estado centradas sobre todo en los criterios diagnósticos del trastorno de estrés postraumático. Últimamente las preguntas también se han centrado en las intervenciones psicológicas en este trastorno, incidiendo sobre todo en abordajes cognitivos. En este tema también se engloba, desde la última edición DSM, los trastornos adaptativos, que antes se consideraban una categoría residual. En cualquier caso, en el examen ha ocupado muy pocas preguntas, y siempre se han tratado de cuestiones sencillas sobre diagnóstico.
En resumen, es fundamental prepararse estos temas con detalle, ya que nos garantiza el acierto en una importante parte del examen.