Síndrome de Asperger

 

El Síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo y se encuadra dentro de los llamados trastorno del espectro autista, donde aparecen afecciones como el Síndrome de Rett, el trastorno desintegrativo de la niñez u otros.

Conozcamos la sintomatología de este síndrome y la importancia de su detección temprana.

 

Introducción

Hay personas que tienen dificultades para:

  • Comprender las reglas sociales (máxime si no están escritas)
  • A quienes cuesta guardar su turno en una fila y/o conversación
  • Con problemas para saludar,
  • Dar las gracias
  • Guardar las distancias interpersonales

Estas personas manifiestan la sintomatología del llamado Síndrome de Asperger.

La denominación de esta afección del espectro autista es en honor a Hans Asperger, médico vienés que realizo importantes estudios sobre trastornos mentales, sobre todo en niños.

El propio autor fue una persona con habilidades lingüísticas notables y que llegaba incluso a recitar poesías en su infancia a sus compañeros de clase, refiriéndose a sí mismo en tercera persona.

 

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo incluido dentro de los llamados trastornos del espectro autista.

Son un conjunto de afección neurológicos caracterizadas, en líneas generales, por:

  • Diferentes niveles de afectación en las habilidades lingüísticas, comunicacionales, así como por patrones repetitivos o restringidos del pensamiento y conducta.

No hay datos precisos acerca de la incidencia del autismo y, menos aún de este síndrome específico, si bien se ha estimado que 2 de cada 100.000 niños/as podrían presentarlo, especificando que los niños tienen hasta cuatro veces más posibilidades frente a las niñas.

Los datos para la población adulta no son claros y no hay suficientes estudios de garantías.

 

¿Qué síntomas tiene el Síndrome de Asperger?

Los síntomas que pueden aparecer en el Síndrome de Asperger en niños son relativos a:

  • Habilidades sociales (no disfrutan del contacto social, problemas al jugar con sus iguales, dificultades para salir de casa, etc.)
  • Problemas de control emocional (pueden presentar más rabietas de lo normal o mostrar labilidad)
  • Habilidades de comunicación mermadas (no mirar a los ojos al hablar, interpretar de forma literal, utilizar un lenguaje pedante y hablar en tono peculiar)
  • Déficit en las habilidades de comprensión (no comprenden críticas o castigos, sentido del humor peculiar y dificultades para entender preguntas complejas)
  • Muestran intereses específicos (suelen quedar fascinados por una temática muy concreta y detestan la rutina)
  • Dificultades motrices (problemas en la coordinación motriz que se traducen en diferentes apraxias del vestir)
  • Otros posibles síntomas (agitación ante angustia, miedos ante sonidos estridentes, tics, etc.).

Evidentemente el Síndrome de Asperger en adultos se expresa en muchos de los síntomas previamente comentados como son:

  • Dificultades en habilidades sociales/contacto visual
  • Interpretaciones literales de las comunicaciones de otros
  • Comportamientos peculiares
  • Lenguaje pedante, etc.

Por otro lado, señalar que aunque todos los síndromes son enfermedades y, por ello, podríamos hablar de  Enfermedad de Asperger, está generalizada la terminología de Síndrome de Asperger.

Cabe reseñar que en muchas ocasiones se diagnostica a los niños un Síndrome de Asperger leve en base a la aparición de los anteriores síntomas bien en menos cantidad, menos intensidad y/o baja frecuencia.

Sin embargo, el diagnóstico preciso no ha de ser tomado como algo baladí sino como una oportunidad de intervenir lo antes posible de cara a anticiparse a futuras dificultades en la adolescencia y etapa adulta.

 

 Conclusión

El Síndrome de Asperger requiere de un diagnóstico preciso que derive en una intervención temprana.

En dicha intervención son importantes disciplinas como la psicología, terapia ocupacional o fisioterapia, que trabajarán sobre las dificultades para la gestión de emociones y reconocimiento de las mismas, los problemas y/o habilidades motrices o el entrenamiento en habilidades sociales.

 

 

Para preparar el PIR, CeDe dispone de diferentes modalidades de preparación.

CeDe, líder en la preparación del PIR, te ofrece sus CursosManuales y Aplicaciones para preparar el pir con éxito, como ya lo hicieron miles de alumnos en estos  22 años de preparación pir.

 

Solicitar más información