Jóvenes hiperconectados

Adicción a las redes sociales

 

Los sistemas de clasificación de las enfermedades mentales suelen ir por detrás de los cambios sociales y, en el caso de las redes sociales, no hay una excepción que rompa la regla.

Cada vez son más los jóvenes (y no tan jóvenes) que pasan horas y horas pendientes de sus terminales de última generación para ver cualquier cambio en los estados de los demás o cambiar los suyos.

Estamos ante candidatos a la llamada adicción a las redes sociales.

Adentrémonos en esta temática y veamos sus determinantes y consecuencias.

Causas de la adicción a las redes sociales

Hay sitios y aplicaciones que operan a niveles diversos en un mundo virtual que permiten el intercambio de información ente personas y/o empresas.

Quien más o quien menos tiene alguna cuenta en Facebook, Twitter, LinkdIn o utiliza aplicaciones como Snapchat e Instagram. Evidentemente, las redes sociales  tienen muchos aspectos positivos.

Así, desde el punto de vista empresarial pueden servir para mostrar la imagen de un negocio, posibilitan la segmentación del público y la venta por estos canales, aportan información en tiempo real, etc.

Sin embargo, muchas veces las redes sociales pueden convertirse en algo problemático, dando lugar a la adicción a las redes sociales o la también llamada ciberadicción.

Pero, qué es lo que subyace a este uso excesivo de las redes sociales, cuáles son los determinantes de la misma o hay una única causa de la adicción a las redes sociales.

Factores que influyen

Son varios los factores que influyen:

  • En primer lugar, podría estar la siempre temida soledad, que daría valor a la red social como vehículo de comunicación que mitigue los vacíos y/o carencias emocionales de quien la padece.
  • A esto hay que añadir la normalización que se da a las redes sociales.
  • A fecha de hoy, hay un exhibicionismo de la propia vida que hace años era impensable; desde paseos con tu mascota comentando lo que ves por la calle hasta transmitir “quedadas” con amigos/as, etc.
  • Al hilo de esto, no hay que obviar el ego, en este caso de carácter superlativo, y es que la vanidad parece una compañera inseparable de muchas de las galerías de imágenes de cualquier red social.
  • Por otro lado, la falta de límites en el contexto de una sociedad cada vez más secularizada y/o con una deriva hacia la pérdida de valores éticos puede dificultar el uso positivo de las redes sociales.

Añadido a lo previo, los déficits en habilidades sociales pueden provocar que sea más cómodo el mundo virtual que el enfrentarse a contactos personales.

Cómo prevenir la adicción a las redes sociales.

En la práctica, teniendo las causas, podemos entender cómo prevenir la adicción a las redes sociales.

Al final, la ciberadicción o adicción a las redes sociales en jóvenes implica importantes consecuencias a quien la padece.

Las consecuencias de la adicción a las redes sociales son varias pero, al final, es posible incluso llegar a una desindividuación.

A nadie se le escapa que estar mucho tiempo pegado a los teléfonos móviles y/o tablets para acceder a las redes suele derivar en desatender otros aspectos de nuestra vida personal (desde tareas del hogar a académicas, relaciones sociales, etc.).

Asimismo, hay un riesgo severo de perder la capacidad de mantener y/o disfrutar con conversaciones normales, dejándonos llevar por estas conversaciones llenas de audios o de palabras mal escritas y aún peor entendidas.

La red social puede atrapar tanto a la persona que termina expresando una nomofilia (pasión por el teléfono móvil).

Sirva de ejemplo el otro día, cuando vi a un adolescente que iba chateando hasta que tropezó con un bordillo y su teléfono salió volando en aras de evitar caer de bruces.

Jóvenes con ciberadicción

El perfil de la persona con ciberadicción:

  • Muestra lejanía ante familiares y amistades cercanas por la frecuencia de uso de las redes sociales,
  • Puede tener pérdidas económicas por su adicción,
  • Estar todo el tiempo prestando atención a las publicaciones de los demás para tener sensación de estar al día,
  • Niegan tener problemas con las redes sociales y se jactan de dejarlas cuando quieran,
  • Emplean mucho tiempo y esfuerzo en mantener actualizados sus perfiles
  • Sobre todo, ven como la red social termina convirtiéndose en el determinante de sus pensamientos, estados anímicos y comportamiento.

Terapia para jóvenes con ciberadicción

El uso de las nuevas tecnologías tiene pros y contras.

En el caso de los jóvenes convendría hacer una buena psicoeducación acerca de lo que es de provecho ya que sin una adecuada supervisión y pedagogía acerca de los peligros que conlleva esta problemática.

Cada vez habrá mayor número de casos de un problema que, a fecha de hoy, no está reconocido en el DSM-5 (APA, 2013), si bien sí aparece un diagnóstico relacionado en la CIE-11 (OMS, 2019), el llamado Trastorno de juego.

El reconocimiento de esta categoría podrá ser la base para la aparición de recomendaciones basadas en la evidencia.

 

 

matricula cursos pir
Para preparar el PIR, CeDe dispone de diferentes modalidades de preparación.

CeDe, líder en la preparación del PIR, te ofrece sus CursosManuales y Aplicaciones para preparar el pir con éxito, como ya lo hicieron miles de alumnos en estos  22 años de preparación pir.

 

Solicitar más información