Defensas Mecanizadas

 

Pongámonos psicoanalíticos si es que podemos hablar de una forma de situarse respecto al día a día.  Admito que en mis años mozos el psicoanálisis me llamaba la atención sobremanera e intentaba aplicarlo por doquier.

Esta inercia fue cayendo en desuso y, sin embargo, no hay nada más verídico en nuestra vidas que la eterna lucha entre el bien y el mal (analogía del Eros y el Tánatos), la continua búsqueda del placer y evitación del dolor (principio hedonista) o la habitual huida o evitación del sentimiento de culpa con todo tipo de artimañas (mecanismos de defensa diría la gente fina).

Dado que este escrito se realiza en horario mañanero, es posible que mis mecanismos de defensa no estén engrasados y surja la parte más jovial de mi personalidad, es decir, mi parte más inmadura.

Por ello, todo lo que diga a partir de ahora, diré que son experiencias que he visto en otras personas y, por supuesto, nunca mías.

Tipos de Defensas Mecanizadas

Así, no es que de vez en cuando la gente se chupe el dedo (en el sentido literal de la expresión) pero sí hacen cosas – quizá no se pueden contar- que pueden ser un despliegue de comportamientos de otras etapas de sus vidas (regresión lo llaman).

Esto me lleva a pensar en aquellas situaciones escolares en las que algunos individuos intentaban escaquearse fingiendo una enfermedad. Lo malo de estas personas es que a veces se ponían  tan nerviosos que directamente su sistema gastrointestinal se pronunciaba al respecto. Sin entrar en demasiados detalles escatológicos prefiero hablar de una simple somatización.

Este nerviosismo imperante en esas personas no era reconocido y probablemente preferían visualizarse como alguien estable y tranquilo, es decir, la fantasía campaba a sus anchas otorgando protección y, por añadidura, estos individuos también podrían ejercer ciertas conductas impulsivas que ahora sí que omito porque tampoco es necesario dar tantos detalles de quienes me rodeaban. Al fin y al cabo, es lo que tiene que dominen los mecanismos de defensa inmaduros.

Pero hay otro tipo de defensas que suelo ver en las demás personas. ¡Puaj! qué gente tan tediosa esos que no aguantan ningún cambio ni ambiental ni personal.  Al final tener tanto control puede llevarles a disociar entre lo cognitivo y emocional, lo que viene a ser aislarse afectivamente.

No me digáis que no conocéis gente así, de esos que donde dije digo, digo Diego; es decir,  de los que se inventan explicaciones para justificarse (racionalización) o sustituyen comportamientos, pensamientos o sentimientos que resultan inaceptables por otros radicalmente opuestos (formación reactiva).

Lo cierto es que nos encontramos todo tipo de gente en esta vida y a quienes sí que no soporto es a los que intelectualizan desconectando cualquier emoción de sus pensamientos. Al fin y al cabo, es lo que tiene que dominen los mecanismos de defensa neuróticos.

Como veis, el mundo de los mecanismos de defensa está lleno de curiosidades y quizá uno esté escribiendo este escrito en un momento en el que probablemente debería estar haciendo otra cosa, pero mis deseos me han llevado aquí (sublimación).

Al menos no he caído en la supresión, evitando intencionadamente enfrentarme a los problemas que me acechan; algo que es tan malo como el ascetismo, es decir, retirarse voluntariamente de las situaciones que producen gozo y disfrute.

Con todo os confesaré mi defensa preferida, a saber, la ironía; y es que un buen sarcasmo unido al humor se antojan fundamentales de cara a resolver los problemas. Al fin y al cabo, es lo que tiene que dominen los mecanismos de defensa maduros.

Recapitulando

Hay muchos mecanismos de defensa y quizá me falta nombrar un bloque que, como diría Freud, por algo habrá caído en el olvido.  Al fin y al cabo, es lo que tiene que dominen los mecanismos de defensa narcisistas

Quizá he tratado rechazar directamente una realidad que resulta obvia (negación), he atribuido cualidades exageradas a los demás (distorsión de la realidad) o simplemente he colocado en los otros lo que en realidad es propio (proyección). Como diría aquel, es lo que tiene ser preso de las defensas mecanizadas.

 

 

matricula cursos pir
Para preparar el PIR, CeDe dispone de diferentes modalidades de preparación.

CeDe, líder en la preparación del PIR, te ofrece sus CursosManuales y Aplicaciones para preparar el pir con éxito, como ya lo hicieron miles de alumnos en estos  22 años de preparación pir.

 

Solicitar más información