Ansiedad

La ansiedad es una emoción experimentada por la totalidad de las personas.

Evidentemente, una cosa es la emoción y otra el padecimientos de un trastorno relacionado con la misma.

Adentrémonos en los trastornos de ansiedad, los síntomas físicos que conllevan y el abordaje de los mismos.

 

Introducción

La ansiedad es una emoción y, como tal, todos podemos sentirla en algún momento de nuestras vidas.

En una clasificación básicas de las emociones, habría emociones positivas (p. ej.: alegría), neutras (p. e.: sorpresa) y negativas (p. ej.: ansiedad).

Habitualmente está relacionada con sensaciones internas o síntomas físicos que derivan en malestar y angustia para quien la padece.

La ansiedad no tiene necesariamente que conllevar una patología, pero en ocasiones puede derivar en problemas de adaptación y constituir una problemática significativa.

 

Trastorno de ansiedad: ¿Qué es y por qué se produce?

El trastorno de ansiedad, conocido en la fenomenología psiquiátrica de antaño como la neurosis de ansiedad, es un concepto que se refiere a diversas afecciones mentales como:

Ansiedad generalizada

Trastorno de pánico (ataque de pánico y/o ataque de ansiedad)

  • Fobias
  • Ansiedad social
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • El trastorno por estrés postraumático,
  • La ansiedad por separación, etc.

Entre las principales causas de los trastornos de ansiedad cabe destacar los factores biológicos pero, aún más, un conjunto de factores de riesgo que implican hábitos de vida y/o consumo de sustancias, el estilo de vida, la existencia de factores estresantes (problemas personales, laborales, etc.), padecer alguna enfermedad y un buen número de situaciones que, en definitiva, generan estrés.

En la parte biológica, ha quedado constatada una relación directa entre los bajos niveles de GABA (ácido gamma amino butírico) y la aparición de la ansiedad.

Por otro lado, se ha comprobado que la amígdala es clave en todo lo que atañe a sentir miedo y ansiedad. La amígdala sería un elemento fundamental en un complejo circuito frontoparietal en el que el hipocampo también juega un papel relevante.

 

Síntomas físicos de la ansiedad

Pero, qué síntomas tiene la ansiedad.

Pensar en ansiedad nos lleva, inevitablemente, a la sensación de nerviosismo e inquietud y en la que podemos hiperventilar.

Además, otros de los síntomas físicos de la ansiedad tienen que ver con reacciones del sistema nervioso autónomo que derivan en la dilatación pupilar, sentir hormigueos, entumecimiento en las extremidades y palidez facial.

Muchas personas experimentan sensación de mareo, cansancio, debilidad y una sobrecarga mental que impide centrarse, incluso en tareas sencillas.

Los elevados niveles de tensión muscular quizá generen dolores de cabeza o aumenten la gravedad de procesos como las migrañas.

 

Tratamiento para la ansiedad

En la práctica, hay que preguntarse cómo combatir la ansiedad.

Desde el punto de vista farmacológico y pese a que los fármacos ansiolíticos (sobre todo benzodiacepinas) sean eficaces en la modulación del papel del GABA previamente comentado, es más habitual que se utilicen inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina para el tratamiento de la ansiedad.

Por último, desde el punto de vista de la psicología clínica, los tratamientos más relevantes son de índole cognitivo-conductual, destacando las técnicas de exposición y las de relajación, la desensibilización sistemática, la reestructuración cognitiva y, en los últimos años, está creciendo el interés por las terapias psicológicas de tercera generación. Concretamente, se hace hincapié en el mindfulness que combina la meditación con la adquisición de habilidades prácticas que proceden de las terapias cognitivas.

 

Para preparar el PIR, CeDe dispone de diferentes modalidades de preparación.

CeDe, líder en la preparación del PIR, te ofrece sus CursosManuales y Aplicaciones para preparar el pir con éxito, como ya lo hicieron miles de alumnos en estos  22 años de preparación pir.

 

Solicitar más información