Macarena López García

Convocatoria PIR 2020

Puesto: 138

 

Expediente: 7,72

Aciertos: 130

Fallos: 43

Blanco: 0

 

Aún no me puedo creer que sea yo la que está escribiendo esto, cuando siempre he leído todas las experiencias de otros compañeros aprobados como fuente de motivación. Sé que es algo muy repetitivo, pero me he imaginado muchas veces siendo yo la que hable desde este lado y, ¡aquí estoy!

Así que ahora me toca a mí tratar de servir de motivación a aquellos que estáis luchando por conseguir vuestra plaza PIR, y me hace verdadera ilusión.

 

Mi experiencia

 

Quiero comenzar diciendo que sé que a veces (o muchas veces) durante la preparación, te preguntas si realmente lo conseguirás algún día; si no estás perdiendo demasiado tiempo; si es algo posible teniendo en cuenta el poco número de plazas que hay; etc.

Y sé que esto también es algo que se repite mucho pero la respuesta es sí, sí que se puede, porque esas preocupaciones también las he tenido yo, como seguro las hemos tenido todos, y si yo lo he conseguido, ¿por qué no lo vas a conseguir tú?

 

¿Cómo ha sido mi recorrido?

 

Ser PIR siempre ha sido algo que llamaba mi atención desde que comencé a estudiar la carrera de psicología, pero la idea de intentarlo se fue disipando a medida que iba informándome de lo difícil que parecía conseguirlo, debido al poco número de plazas que se ofertaban, por lo que parecía algo imposible e inalcanzable.

Cuando finalicé la carrera en el año 2016, comencé el Máster de Psicología General Sanitaria, así que durante los dos años siguientes me dediqué a ello. Pero aun así, la idea de prepararme el PIR seguía rondándome, y además seguía siendo la salida que más me gustaba. Así que finalmente decidí comenzar a prepararlo mientras finalizaba el máster, en el año 2018.

 

Primera convocatoria:

Por tanto, mi primera convocatoria fue la de 2018, que, como para la mayoría de nosotros, fue una primera toma de contacto con el examen, puesto que entre que finalizaba el máster en verano hasta el examen en febrero no tuve mucho tiempo para prepararlo.

Me apunté al curso online a distancia de Cede, y lo que hice en esta primera vez fue mirarme las materias principales, mientras que las secundarias casi ni las leí.

Quedé  la 1473, pero teniendo en cuenta la cantidad de gente que se presenta, no me pareció una mala posición para ser la primera vez  y no llevar una preparación suficiente.

 

Segunda convocatoria:

El segundo año volví a apuntarme al curso online a distancia de Cede y, además, hice el curso intensivo de Diciembre.

En la convocatoria de 2019 obtuve el puesto  893, y, aunque mejoré la posición, tenía la sensación de que aún podía prepararlo mucho mejor. Por lo tanto, fui consciente de que mi forma de estudiar hasta entonces no funcionaba del todo, y que era necesario cambiarla.

Hasta la segunda convocatoria, estudié de la manera a la que estaba acostumbrada, es decir, empollando y memorizando, dando énfasis a lo teórico frente a lo práctico. Y en una oposición como el PIR, donde hay que estudiar tantísimo material, está claro que ese método no funciona.

 

Tercera convocatoria:

Decidí cambiar la forma de estudio, estudiar de manera mucho más práctica, haciendo muchos esquemas, muchas preguntas y todos los simulacros durante el año. Así, llegué a la tercera convocatoria de 2020, sintiéndome mejor preparada que nunca, confiando en que este año podría ser capaz de conseguirlo.

Cuando me topé con el examen de este año, mi  desilusión fue enorme (como la de todos). Toda la confianza que llevaba conmigo, se fue desvaneciendo poco a poco conforme iba realizando el examen.

Yo estaba convencida que no obtendría plaza, que me esperaba otro año más intentándolo. Y cuál fue mi sorpresa cuando se publicó la plantilla de respuestas correctas y, al decidir comprobarla, tenía bastantes menos fallos de los que esperaba y, además, las estimaciones me dejaban dentro.

Cuando al fin se publicaron los resultados provisionales y confirmaron que tenía plaza, ¡no me lo podía creer! Y a día de hoy sigo asimilándolo. ¿Qué pudo ser lo que me ayudó?

Las preguntas en las que tenía dudas en el examen fueron bastantes, creo que usar el razonamiento y descartar opciones de respuesta fueron  claves para reducir el número de fallos.

 

¿Cuál ha sido mi método de estudio?

 

Voy a centrarme en contar el método que me ha funcionado este último año. Como ya he comentado antes, no recomiendo tratar de estudiar memorísticamente ante un examen como éste.

Recomiendo sobre todo realizar esquemas, yo usaba los esquemas de Cede y los completaba con la información que consideraba. Además, en una libreta y por cada asignatura, apuntaba todo aquello que más se me olvidaba o en lo que más fallaba a la hora de hacer preguntas. Esto me ayudó bastante.

He usado mucho la aplicación de Cede Exam en comparación con los años anteriores. Durante los últimos meses de preparación hice sobre todo preguntas de convocatorias pasadas, recalcando aun más las de convocatorias más recientes. Y por supuesto he ido realizando a lo largo del año todos los simulacros, tanto de entrenamiento como oficiales, los cuales recomiendo hacer en papel para familiarizarte con la situación de examen.

En el momento que opté por  un estudio más práctico, me resultó mucho más fácil y ameno, además de que ayuda a razonar y relacionar conceptos entre sí.

En mi caso me he dedicado exclusivamente al PIR durante estos dos años y medio. El tiempo que he solido dedicar por día han sido 6-8 horas, pero más que centrarme en organizar mi tiempo de estudio en cumplir un mínimo de horas (lo cual no me ayudaba), me he organizado en función del material a estudiar cada día.  A mí esto me ayudó a no obsesionarme con un número de horas a cumplir, error que también cometía antes.

Aunque en mi caso he optado por el curso online de Cede, sí que es cierto que los cursos gratis de tratamientos y actualizaciones de este año me han servido de gran ayuda, por lo que pienso que las clases son una herramienta fundamental en la preparación, ayudando a consolidar mejor los conceptos y resolver dudas.

 

¿Qué cosas son imprescindibles?

 

Algo que también se repite mucho es que el descanso es fundamental,  y me refiero al descanso tanto durante los días de estudio, como los fines de semana.

Durante los fines de semana he tenido por costumbre, sobre todo este último año, estudiar solo sábado o domingo por la mañana, excepto los últimos meses antes del examen que solía dedicar todo el domingo y descansar solo sábado.

Es cierto que este último año con la pandemia, en el que hemos estado la mayor parte del tiempo encerrados en casa, ha sido más difícil. Si bien es cierto que he podido centrarme más en el estudio con menos distracciones, esa parte necesaria de desconexión y de realizar planes alternativos  ha sido más carente, y eso es algo notorio a nivel emocional.

Por tanto, algo también imprescindible es desconectar,  hacer planes más allá del PIR, que sea tu principal motivación pero no la única, y contar con el apoyo social necesario durante el recorrido. En esos días de “crisis existenciales”, siempre va a ser de ayuda contar con alguien con quien desahogarte y, además, que te recuerde que lo que estás haciendo tiene un gran mérito y merece la pena.

En mi caso, he contado sobre todo con el apoyo de mi familia, que siempre supieron que yo valía para esto y confiaron en que lo conseguiría; mi pareja, que siempre ha confiado en mí y ha estado conmigo incluso en los peores días; y mi mejor amiga, que siempre se ha encargado de darme todo el ánimo que necesitaba cuando lo necesitaba.

También quiero agradecer en especial a una amiga que siempre ha sabido valorar mejor que nadie mi deseo de ser PIR, porque conoce de primera mano la necesidad de nuestra labor, y ha sido una gran fuente de motivación para mí. Y por supuesto a mi “opocompi” durante todo este camino, Eva, que siga intentándolo y luchando porque no dudo en que lo conseguirá al igual que yo.

 

Conclusión

 

Todo esfuerzo tiene su recompensa y ahora más que nunca entiendo esta frase. Con la constancia adecuada y, siempre, con el cuidado personal necesario, se puede obtener plaza.

Que no venza la desmotivación por el examen de este año, luchemos por que haya sido algo puntual, y que gane la motivación por dedicarnos a una de las profesiones más bonitas, y tan necesaria, como es la nuestra, porque se necesitan más plazas PIR, y una de esas plazas va a ser la vuestra.

¡Mucho ánimo!

 

Para preparar el PIR, CeDe dispone de diferentes modalidades de preparación.

CeDe, líder en la preparación del PIR, te ofrece sus CursosManuales y Aplicaciones para preparar el pir con éxito, como ya lo hicieron miles de alumnos en estos  22 años de preparación pir.

 

Solicitar más información

Call Now ButtonLlámanos